Delfina Chaves: “La adolescencia siempre es muy interesante de contar”

CELEBS

Delfina Chaves: “La adolescencia siempre es muy interesante de contar”

Delfina Chaves: “La adolescencia siempre es muy interesante de contar”

La actriz de 22 años cuenta a Popstar el desafío de interpretar a Elena, su personaje en Edha, la nueva serie de Netflix.

A los 22 años, Delfina Chaves se mueve a paso firme por el mundo de la actuación, la que considera su verdadera pasión pese a haber empezado como modelo. Estudió en la Film Academy de Nueva York (Estados Unidos) y trabajó en novelas como Amar Después de Amar y La Leona, además de la miniserie La casa del mar. Hoy, es una de las protagonistas de Edha, la primera producción original de Netflix en Argentina. Se trata de un thriller dramático ambientado en el mundo de la moda de Buenos Aires, que sigue la historia de una visionaria diseñadora llamada Edha y cuya hija adolescente es Elena, el personaje interpretado por Delfi.

-¿Cómo llegaste al mundo de Edha?

-Me llegó una audición en marzo del año pasado pero no sabía para qué era, la única información que tenía y me interesó era sobre el personaje. Tardaron mucho en llamarme para un call back, y cuando quedé me enteré que era un proyecto para Netflix.

 

-¿Qué es lo que te atrajo de tu personaje, Elena, para aceptar el proyecto?

-Me gustó la dualidad del personaje. Por un lado, sostener esa imagen de cómo mi mamá (Edha) quiere que yo sea, lo que mi papá (Jáuregui) espera de mí y lo que quiero yo (Elena). La adolescencia siempre es muy interesante de contar porque es la edad de la búsqueda, se hacen un montón de preguntas y no hay nada establecido.

 

-¿Cuánto hay de Delfina en Elena?

-Hay un montón mío, yo comparto muchas cosas con Elena y las traté de meter en el personaje porque es la mejor manera de hacerlo más real. Elena toca un montón de puntos muy oscuros, tiene una relación difícil con su madre y muchas veces es ella quien tiene que levantarla. Y ahí metés cosas tuyas, yo sé lo que es todo eso. También el querer romper con los mandatos familiares.

EDHA

 

-¿En qué aspectos se diferencian?

-En seguir soportando lo que tus papás quieren que vos seas; todos los días levantarse y ponerse esa máscara. Yo ya pasé por eso. Cuando se da cuenta de eso yo creo que nace una nueva Elena, y ahí me vuelvo a sentir identificada con ella porque yo también rompí con ese esquema.

 

-¿Buscás inspiración en otras actrices para crear tus personajes?

-Me gusta mucho leer y miras películas, y siempre me parece bueno ver a otras actrices trabajar porque hay cosas que podés tomar. No se trata de anotar todo e imitar, pero sí dejarse atravesar por ello. La actuación es aprender para olvidarse: aprendés un montón de técnicas pero al momento de entrar al set tenés que olvidarte de todo y dejar que fluya.

 

-En la historia, Elena tiene un amor prohibido, ¿cómo fue encarar eso a nivel actoral?

-Fue un desafío enorme. Hay escenas donde cambia todo 360 grados y ese cambio debe ser orgánico, no forzado. Tuve escenas muy jugadas de cuerpo pero fui súper respetada, el director sacaba a todos, nos quedábamos solo los necesarios y todo el tiempo me preguntaba si estaba cómoda. Eso ayuda a la actriz porque hace que no tengas pudor y salga bien la escena. Al fin y al cabo, nuestro cuerpo es nuestro instrumento de trabajo.

EDHA

 

-¿Necesitaste algún tipo de preparación mental para esas escenas jugadas?

-Cuando son escenas muy difíciles necesito tener diez minutos a solas y concentrarme, porque los celulares, las redes sociales, la música y el bullicio te sacan de eje. Aprendí a meditar y es híper útil, porque por más que tengas que hacer una escena donde estás al palo, adentro de uno tiene que haber mucha calma. Para estas escenas charlás previamente con tu compañero, pero al momento de grabar le ponés primera y dale que va.

 

-¿Sos crítica a la hora de ver el resultado final de tu trabajo?

-Lamentablemente soy muy crítica conmigo misma, me mido con la misma vara que cuando miro una película. Hay que bajar un poco igual, tengo 22 años y estoy aprendiendo. Tengo que tratar de ser objetiva y hacerme la cantidad justa de críticas.

 

-¿Cómo fue el detrás de escena?

-Quizás la gente cree que el detrás de cámara es excitante, que pasa todo rápido, hay muchas luces, gente y glamour, y en realidad es todo lo contrario. Por ahí estamos tomando mates, pasa todo lento, estás horas esperando que se haga de noche y grabás hasta las 4 de la mañana como si tuvieras cara de recién levantada y en realidad estás hace 13 horas. El actor es cagarse mucho de frío jaja, porque siempre estás defasada de temporada.

EDHA

-¿Qué representa Edha en tu carrera?

-Es un antes y un después. Haber sido dirigida por Daniel Burman, trabajar con una mega empresa como Netflix y que se me haya dado la oportunidad de mostrarme de esta forma es un sueño hecho realidad, por más cliché que suene. Me llevo mucho aprendizaje, que al final del día es lo que quiero llevarme de cada trabajo, algo que me sirva para el próximo.

 

Texto: Florencia Falcone

Fotos: Cortesía Netflix

Delfina Chaves: “La adolescencia siempre es muy interesante de contar”